Un amigo se acordó generosamente de mí y me pilló un maxi doble de remixes de los ochenta titulado Bacalao Mix 3 en una tienda de saldos de Pamplona. Resulta que el disco en cuestión se entrelaza de varias formas interesantes con artículos de este blog, ergo, la reseña prometida va por este medio.

Estos dos vinilos hacen el número tres -y yo diría que el último- de una serie que se inscribe en una castiza tradición de la música de baile hispana: el megamix. Aquellos artefactos eran producciones periódicas -una o dos veces al año- con varios temas bailables comerciales del momento. En la cara A aparecían las canciones remezcladas con abundantes efectos añadidos por el DJ, mientras en la B venían sueltas. Este disco respeta ese formato aunque sin aquella incontinencia característica en forma de gingles, scratching y otras florituras que apenas dejaban oír el tema original.

Con sus Bacalao Mix, Discos CBS pretende capitalizar dos fenómenos de la música dance nacional del momento. Por un lado, intenta replicar el éxito que habían tenido las sagas de megamix superventas de las discográficas independientes catalanas del Sabadell Sound -en especial los Max Mix y un poco también los Bolero Mix-. Por otro intenta que se le asocie con el prestigio underground de la música de baile valenciana.

Estamos en los ochenta y bacalao todavía se escribe con C. La K llegará un poco más tarde cuando la prensa empiece a etiquetar de malotes a los de aquella escena. En el momento en el que se publica este mix, bacalao era la forma de llamar a la música de importación en las tiendas de discos de Valencia y por extensión a lo que se pinchaba en sus discotecas. Allí tenían una faceta cañera con lo industrial, la EBM y el guitarreo siniestro de Spook o Chocolate; una popera en la radio con La Conjura De Las Danzas o en el pub Barracabar y otra pastelera en sitios como Puzzle. Me da la sensación de que este disco no encaja en ninguna de las tres. Dudo que sonase en las discotecas de la ruta. A ellos lo que les gustaba era lo alternativo y no tanto el italo o la música comercial de Bros, Desireless o Spagna.

La canción Bacalao es un evidente guiño valenciano en el disco y para mí lo mejor de todo. En un momento en el que el hip hop acabada de entrar en la música house y juntos pronto triunfarían con Technotronic, este tema lo combina en su lugar con la EBM que tanto gustaba en aquella ciudad y luego tiene la osadía de añadir esa parte vocal más italo. Una rareza que me ha encantado. Va firmada por Hip Hop -en realidad los mismos que remezclan todo el disco-.

Tengo que reconocer que la selección de los temas de Bacalao Mix 3 es algo que todavía no he conseguido entender del todo. Supongo que sencillamente han tirado de lo que tenían disponible en la discográfica. En la cara A hay sobre todo pop comercial bailable mientras que en la B lo que hay es soul o RnB – igualmente comercial y bailable- o new jack swing -la nueva etiqueta que he aprendido investigando a estos artistas-. En medio aparecen dos producciones españolas que no llegan a encajar del todo bien con el resto. Una es Bacalao y la otra es Jackie’O un tema escrito por Tino Casal para el proyecto Norte Lambert del productor Julian Ruiz  donde colaboraba gente de Azul y Negro, entre otros. La canción está muy bien, derrocha en cada segundo toda la teatralidad de Tino, aunque a mi me ha llamado más la atención este otro tema del único disco que se publico bajo ese nombre:

Quienes firman las mezclas de Bacalao Mix 3 -y las entregas previas, aunque con otros nombres- son Rebeldes sin Pausa. Unos DJs/productores a los que ya conocía por otro vinilo de remezclas de Azucar Moreno que compré para la pequeña colección que me hice al investigar la tecnorumba ochentera.

Azucar Moreno Rumba Ochentas

Es posible que aquí si que se les vaya la mano por momentos con el scratching pero a mi esta versión de “Aunque Me Falte El Aire” me gusta mucho. Sigue la estela de los maxis de mediados de los ochenta como los de Duran Duran cuando hacían sus versiones nocturnas y vídeos eróticos para las discotecas sofisticadas de NY.  Además, ¡esa portada con las hermanas Salazar de genias saliendo de una lámpara junto a una estípite!, lujazo 😉